LIFESTYLE: MATILDA KAHL LLEVA LA MISMA ROPA AL TRABAJO DESDE 2012

Un estudio realizado en el año 2011 por la Universidad Ben, en Israel, con la Escuela de Negocios de la Universidad de Columbia, Estados Unidos, llegó a la conclusión de que decisiones sobre el “¡qué me pongo!” O “¿qué hago de comer?” No son simples preguntas, sino que forman parte de la denominada fatiga decisional. Este efecto se produce en una sobrecarga de estrés emocional al tener que pensar sistemáticamente en este tipo de cuestiones; provocando una carga mental excesiva y totalmente inútil. Matilda Kahl se dio cuenta de ello, y se propuso que, al menos en el trabajo, no iba a sucumbir a la moda. Y fue así como le cambio la vida.


Captura de pantalla 2018-09-01 a las 18.02.08Captura de pantalla 2018-09-01 a las 18.01.53👚 Mathilda nació en Suecia, pero la actual ciudad en la que reside es la acelerada Nueva York. Ella trabaja como directora de arte en Saatchi & Saatchi, una agencia publicitaria de renombre en el país. Y fue a raíz de la continua toma de decisiones sobre estilo lo que llamo la atención de la mundialmente conocida Hapers bazaar, que le echo el ojo para una entrevista. Sin embargo no es el único ejemplo, empresarios de alto nivel como Steve Jobs o Mark Zuckerberg ya llevaban practicando este tipo de rutinas de vestir, y en palabras del creador de la red social “I really want to clear my life to make it so that I have to make as few decisions as possible about anything except how to best serve this community,” // “De verdad quiero limpiar mi vida para tomar en menor número de decisiones posible acerca de cualquier cosa, excepto cómo trabajar de mejor manera para la comunidad”.

21imageCaptura de pantalla 2018-09-01 a las 18.02.34🧥 En la entrevista anteriormente citada Mathilda cuenta su pequeña gran revelación con una realidad que vivió no tanto en sus inicios como si a lo largo de su trayectoria profesional. Aquellas reuniones profesionales en las que se veía incomoda por si su atuendo no se ajustaba a la climatología, al ambiente sobrio o a la profesionalidad que era requerida, terminaron por hacerle tomar dicha decisión:  “I knew my male colleagues were taken seriously no matter what they wore, and I highly doubted they put in as much sartorial time and effort as I had. I needed to come up with a solution to simplify this morning struggle.” // “Sabía que a mis compañeros les tomaban en serio sin importar lo que llevaran puesto, y dudaba que hubieran puesto tanto esfuerzo en ello. Necesitaba encontrar una solución para simplificar esta lucha mañanera”, comenta Matilda. ¿La solución? Crear un uniforme.  15 camisas de seda, 15 pantalones negros y un lazo decorativo después, crearon el milagro mental y la energía enfocada al trabajo.

Captura de pantalla 2018-09-01 a las 18.02.51ndui👗 La conclusión esta muy clara: menos estrés laboral, un ahorro económico más que evidente, menos quebraderos de cabeza y un estilo muy interesante del que nadie se puede quejar. Tanto es así que hasta sus compañeros de trabajo adoptaron su uniforme. Pero al contrario que Zuckerberg, Mathilda tiene su propio armario con estilismos de lo más variados que expone a través de su red de Instagram. Ella tiene claro en qué contexto se encuentra y deja que ese pequeño estrés solo le persiga cuando se trata de eventos personales, sesiones fotográficas o fiestas.

Os seré sincera, he llevado toda mi vida uniforme y no me arrepiento para nada, podría haber sido un poquito más cómodo pero los efectos positivos se veían desde el minuto uno. Cero problemas, cero comparativas, cero quebraderos de cabeza. Y Mathilda Kahl es, sin duda alguna,  uno de los muchos ejemplos en los que la comodidad y la profesionalidad se juntan. ¿Quieres conocer más historias como esta? Echa un ojo a lo que te tenemos preparado por la sección LIFESTYLE. Una sección en la que te sentirás más que inspirado con la vida que lleva Tinja como cuidadora de Huskies Siberianos en Laponia, esta anciana que se ha dedicado a vivir de crucero en crucero durante varios años, esta militar que se convirtió en reina de belleza y que está bautizada como Barbie Combat o la riqueza con la que Mimi se fue a un rinconcito de francia y creó un auténtico imperio gastronómico.

Nos vemos por tierras internautas.

Anuncios