LIFESTYLE: MARY Y LA ADICCIÓN A LOS PERFILES FALSOS

En el mundo hay infinidad de adiciones como el chocolate, la visualización de reality shows o los tés (por poner algún ejemplo). En este caso hablamos de una adición que cada vez se extiende más  y Mary es adicta a mentir por Internet. Una practica cada vez más extendida en las redes sociales y que afecta a niveles psicológicos no solo a uno mismo sino a los demás, a los que están al otro lado de la pantalla. Pero ¿qué pasaría si eres engañado por quién has engañado? Aquí la historia de Mary.

Nev Schulman y Max Joseph llevan a cabo un programa en MTV llamado “Catfish” o lo que es lo mismo: ligar a través de las redes sociales engañando a la persona que está al otro lado. Y de hecho hay personas que no lo hacen por el hecho de hacer daño. Simplemente se sienten bien, les gusta esa atención y sentirse que sin terminar de ser ellos mismos tienen toda la atención que desean. Eso le pasaba a Mary, no podía parar. Y Nev y Max la cazaron. Ellos utilizan las redes para investigar y localizar a personas que realizan esta actividad y mostrarles no solo el daño que hacen a los demás sino también el que se hacen a si mismos. Por ello, cuando estos investigadores consiguieron localizar a Mary se dieron cuenta de que no se trataba de un hecho basado en la maldad sino por una adicción que no era capaz de controlar. 

Tras una larga charla conoció a Dylan, un joven de 21 años que se había enamorado de Ally, una joven rubia, bella y simpática mujer que le hacía sentir muy bien. El caso es que Ally era en realidad Mary y no tenía, al menos físicamente, nada que ver con la chica. Fue en ese momento en el que un joven engañado y frustrado tuvo que enfrentarse a la realidad de que la chica que le gustaba no había sido sincera ni con su nombre, ni su edad, ni su físico y en muchas otras cosas a nivel personal. Ella se disculpó, admitió que utilizó la fotografía de una amiga para atraer fisicamente a los hombres y fue cuando comprendió que tenía que cambiar. Ella había hecho daño a ese chico, al que tuvo que darle explicaciones y se sintió muy mal por él. Ella lo había hecho con otras personas durante años, pero no se dio cuenta realmente hasta que no vio a la persona dañada y explicó sus situación no fue capaz de darse cuenta de lo ocurrido. Mary se comprometió a cambiar.

Después de un tiempo, fue Mary la que contactó con los investigadores. Sentía que estaba siendo engañada. Mary no había dejado las redes sociales ni de hablar con chicos pero sí era sincera, utilizaba su propia imagen y se comprometía a nivel personal. Pero conoció a Adam, un joven que vivía lejos y no se quería comprometer con ella poniendo de excusa la distancia, pero había algo más allá. Se trataba de el quién, no del qué. ¿Quién era Adam? Adam era trans, y se apoyó y enamoró de Mary pero le daba tanto miedo decirle la verdad que cuando llegó el momento de comprometerse no quiso hacerlo. Además, Mary no era la única mujer con la que hablaba. Un hecho que a nuestra protagonista la rompió el corazón. Haciendo que se sintiera engañada, frustrada y muy dolida. Tal y como le paso a Dylan. Fue esta historia la que nos enseñó una lección de Lifestyle sin precedentes: ten cuidado con las redes sociales porque nada es lo que parece, nadie es lo que dice ser y la privacidad y la seguridad es más importante que nada. Porque siempre, siempre será mejor conocer a alguien en persona, en un lugar que conozcas, en un viaje que realices, en un contexto que quede fuera de las redes sociales que en Internet; donde nunca podrás estar seguro de quién está al otro lado de la pantalla.

¿Crees en el Karma? ¿Ella se merecía esto? Sin duda alguna todo lo que nos ocurre en la vida es fruto de la casualidad y de la reacción que nuestras acciones hacen en los demás. A veces es la mala suerte dándonos una lección de madurez y en otras ocasiones todo forma parte de una oportunidad que no podemos dejar escapar. Si te ha gustado esta historia no olvides compartirla con los tuyos, enseñársela de lección a aquellos que son más inocentes y se creen lo que sienten por encima de lo que son y lo que creen que hay al otro lado, y conoce muchas más historias en la sección LIFESTYLE del blog La Pluma Estilográfica.

Nos vemos por tierras internautas.