LIFESTYLE: SOBREVIVIERON PORQUE… LLEGARON TARDE

No. No es una broma. Una quincena de personas llegaron tarde el mismo día la mismo lugar y se libraron de una muerte segura. Hay historias increíbles en el mundo, gente que realiza saltos al vacío y eventos que no tienen explicación. Hoy dedico el blog a un misterio de la vida: la gente que llega tarde. ¿Quién te iba a decir que tu defecto te salvaría la vida? Sigue leyendo y te cuento los detalles.


fe541f9b-43f0-50ac-9416-b7f4cad3b6e3.imageEran las 19:25 del día 1 de marzo de 1950 cuando la iglesia baptista de Beatrice, en Nebraska, explotó por completo. No solo eso, fue una explosión de tal magnitud que el edificio quedó destrozado por completo, e incluso llegó a crear daños en las casas circundantes. Lo sorprendente fue que a pesar de que ese mismo día, a las 19:20, se realizaba un ensayo de coro, no hubo heridos. Y todo por una sencilla y cómica razón: todos llegaron tarde.

f74870bf-7352-5c9d-8806-aa36cdb02238.imageTodas las semanas se realizaba este tipo de reunión en la iglesia, y por lo habitual ninguno de los miembros solía llegar tarde al evento. Sin embargo, y por voluntad divina o casualidad, ninguno de los miembros de ese coro llego a la hora programada. –En serio ¿cuántas probabilidades hay de que en una actividad que siempre se realiza en el mismo horario de forma semanal y, en la que todos tienen los tiempos medidos, absolutamente nadie llegue a la hora prevista o incluso antes?– Por esto mismo muchos de los habitantes del lugar tuvieron claro que fue obra divina. De hecho, calcularon la probabilidad de que pasase, y el resultado indicó que cada persona llegaría tarde a la actividad una vez de cada cuatro, y que la posibilidad de que todos se despistaran era de una entre un millón. Pero divina la acción o no, lo curioso es que, efectivamente, todos tenían una excusa perfectamente pasable para indicar el motivo de su tardanza.

  • El cura Walter Klempel pasó mucho antes por la iglesia para encender el horno porque los coristas se quejaban del frío del lugar. Lo dejó encendido como de costumbre y se fue a comer a su casa. Cuando salía a las 19:10 con su familia se dieron cuenta de que el vestido de su hija estaba sucio, así que tuvieron que encontrar otro, planchar el nuevo que estaba arrugado, ponérselo a la pequeña, etc. Y no pudieron llegar a tiempo. De hecho, seguían en casa cuando sucedió.
  • Ladona Vandergrift se quedó atascada en un problema de matemáticas y le llevó más tiempo de lo normal. Se le fue el tiempo y para cuando quiso salir de casa y llegar a la iglesia aún no había terminado.
  • Royena Estes estaba en el coche montada y lista para salir pero el coche no le arrancaba. Ella y su hermana Sadie, que también participaba en el coro, lo intentaron durante bastante tiempo pero no consiguieron nada. Así que llamaron por teléfono a Ladona, la chica de la que acabamos de hablar que estaba con su problema de matemáticas, y tuvieron que esperar hasta que pudo ir a recogerlas. 
  • Leonard Schuster nunca llegaba tarde pero ese día tuvo que ir con su hija a casa de su madre, para ayudarla a prepararse con una reunión relacionada con religiosidad también. Allí se encontraba en el momento que la iglesia explotó.
  • Herbert Kipf estaba justo esperando una carta que llegó tarde y por esa razón no pudo aparecer a la hora indicada en el lugar de los hechos. Podía haberlo dejado pasar pero no se sabe muy bien por qué la carta llego tarde, la tuvo que atender y no pudo salir antes.
  • Joyce Black simplemente se quedó en su casa medio dormida porque ese día hacía frío y quería apurar el tiempo lo máximo posible. –Lo sé, no es una excusa y todos lo hemos hecho pero ¿quién le diría que esto le salvo la vida?-.
  • Harvey Ahl tuvo que quedarse con los niños porque su mujer no se encontraba en casa. Para cuando se planteó llevarlos por la tardanza de su esposa, el reloj ya marcaba el tiempo justo. Sin embargo, lejos de apurarse e ir volando al lugar, por un descuido se quedó hablando más tiempo de lo habitual con otra persona antes de poner rumbo a la iglesia.
  • Marilyn Paul era la pianista y llegó tarde porque se quedó dormida. Cuando su madre la despertó eran las 19:15 Apenas le daba tiempo a desperezarse, y vestirse debidamente mientras cogía sus cosas y ponía rumbo a la iglesia. 
  • Mrs. F.E. Paul, madre de Marilyn, simplemente no miró el reloj. Sabía que iba a llegar con el tiempo justo cuando se dio cuenta de la hora que era. Así que corriendo se dirigió a la habitación de su hija para despertarla e intentar salir lo antes posible rumbo a la iglesia. –Otro ejemplo más de que apurar es, en ocasiones, la mejor de las virtudes-.

04875c493ac92034dd681db810b322c8Recuerda contar esta graciosa, e inquietante, historia la próxima vez que tus amigos o familiares se enfaden porque no llegas a tu hora. Ya sabes que es mejor prevenir que curar. Y tú ¿eres de los que siempre llegan tarde o tienes puntualidad inglesa? Deja en los comentarios tus impresiones, compártelo con tus amigos para lanzarles una indirecta; y no olvides que en la sección LIFESTYLE de el blog vas a poder conocer historias increíbles como la de esta anciana que vive de crucero en crucero, la historia de el sobrino falso de Estefano Gabana (que conocí personalmente en Nueva York) o la vida en Laponia de Tinja.

Nos vemos por tierras internautas.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s