LIFESTYLE: EL HOMBRE QUE REVIVIÓ A UN PUEBLO GRACIAS A LA FORJA MEDIEVAL

Nos trasladamos hacia el corazón de España para hablar de uno de los casos más emocionantes nunca escritos en esta sección del blog. Él se llama Ramón Recuero, es español, y gracias a la forja de metales de estilo medieval fue capaz no solo de enseñar, educar a las mentes de los jóvenes que querían aprender este oficio, sino que además repobló el pueblo de San Antonio, en Toledo. Esta es su historia.


Imagen de detalle de uno de los trabajos de Ramón Recuero. Fotografía de Andrés Benítez
Imagen de detalle de uno de los trabajos de Ramón Recuero. Fotografía de Andrés Benítez

Todo comenzó con un Ramón muy niño, de unos 11 años, se paraba hipnotizado por el sonido del martilleo que Efraín realizaba en sus forjas en la Escuela de Arte y Oficios de Ciudad Real. Un día esté le invitó a entrar y desencadenó un efecto dominó imparable. Después de aquella experiencia toda su vida cambió.

“Estuve tres años yendo todas las tardes de extranjis porque no tenía la edad para estar allí. Después, Efraín comenzó a enseñarme forja tradicional. Yo no me daba cuenta, pero lo que él trataba de hacer era dejar en un chaval todas las técnicas antiguas que se estaban perdiendo para preservarlas”.

Ahora, con 56 años a sus espaldas y mucho esfuerzo y trabajo, es capaz de realizar trabajos de más de 500 años de antigüedad. Pero ¿cómo podría Ramón vivir de la forja? El problema surgió cuando frente a todo ese conocimiento se encontró con un panorama poco satisfactorio para seguir superándose y aprendiendo combinado con un desconocimiento sobre la utilidad y la demanda. En el inicio, Ramón pensó que la forja no tendría futuro pero después de pasar por la universidad y darse cuenta que la demanda de un sector que le interesaba estaba en alza decidió dejarlo a un lado y hacer lo que más le interesaba desde niño. Buscó por todo el territorio español para seguir evolucionando y aprendiendo nuevas técnicas. Sin embargo, no encontró el espacio adecuado para poder desarrollar lo que sería su negocio. Hasta que la idea llegó a su mente.

“Buscaba un sitio abandonado por la idea de que fuera más económico y en el que me pudiera centrar en silencio”.

Y así fue. Se instaló definitivamente en San Antonio, en pleno corazón de España allá por 1990. Algo que hizo en el pueblo un punto de inflexión que reavivó el pueblo y esta pequeña España olvidada.

Imagen del Taller de Ramón Recuero. Fotografía de Beatrix Mexi
Imagen del Taller de Ramón Recuero. Fotografía: Beatrix Mexi

Tanto así que no solo se dedicó a sus trabajos de artesanía sino que tuvo la oportunidad de abrir una escuela de forja de forma presencial en su taller. Algo que hizo cambiar de opinión a vecinos de la localidad que habían perdido la esperanza de poder quedarse en sus localidades natales por el problema de escolarización y la falta de actividad laboral.

 

“Poco después de alquilar una casa, conocí a otro artesano de Toledo que no tenía espacio para su taller y se animó a venirse a vivir al pueblo”.

Poco después a este grupo se unirían un carpintero y un ceramista. Todo parecía indicar que San Antonio se convertiría en un hogar para los artesanos y trabajadores de metales, cerámicas y maderas de la zona. Algo que años atrás sería imposible. Sin embargo, en 2008 la crisis económica que azotó a España hizo que sus esperanzas se quebrasen: los pedidos dejaron de llegar, los empresarios se quedaron parados y no podían dar trabajo a estos artesanos.

Un salto a la viralización gracias a Internet. El pasado se unió con el presente para crear un futuro gracias a Youtube. Vale. Hagamos una pausa. EL negocio estaba en declive y la actividad había bajado pero Ramón pensó ¿por qué voy a dejar en el olvido todo lo que he vivido? Y se fue directo a comprar una cámara.

 “No lo había hecho en mi vida, pero quería colgar todas las técnicas que conocía para que no se perdieran”.

Corría el año 2011 para cuando el primer video fue grabado y subido a la plataforma. Allí, se abrió un portal gigantesco para toda la demanda de profesionales del sector que se sienten atraídos por los metales y la forja. Las visitas empezaron a aumentar progresivamente. Mil, cinco mil, diez mil, veinte mil… hasta llegar a más de 81 mil seguidores en la red. Así, la visibilidad de este tipo de negocio se vitalizó tanto que consiguió remontar, volver a tener la estabilidad que la crisis le había quitado e invitar a que jóvenes e interesados en la forja pudieran aprender, desarrollar sus propias técnicas y seguirlo desde todas partes del mundo. Internet no solo fue su salvación sino que hoy en día es uno de los canales de comunicación en los que más se apoya. Tanto así que le ha ayudado a realizar conferencias en países de todo el mundo. Mostrando sus conocimientos y siendo parte de la preservación de este arte.

Escuela Ramón Recuero
Imagen de un alumno en la Escuela de Ramón Recuero. Fotografía: Escuela Ramón Recuero

¡Cuánto tenemos que aprender de las cosas que están a nuestras espaldas y que son la base de lo que ahora utilizamos! Gracias a Ramón la despoblación está a un pasito más de ser extinguida. Ahora, más que nunca, debemos ser responsables con nuestro entorno, volver a los inicios, formar parte de esos espacios y escaparates lejos del mundo revolucionado, rápido y caótico en el que cada día nos movemos. ¿Tienes una residencia en el pueblo a la que asistas? ¡Yo sí! Y además me encanta ir siempre que la distancia y el tiempo me lo permite. Cuéntame qué te parece esta historia, compártela con tus amigos y no te olvides que puedes leer esta historia y muchas más en la sección LIFESTYLE del blog. Allí encontrarás historias como la de Mimi, que practica periodismo desde Médoc, la historia de este abogado Ruso que lo dejó todo por vivir en mitad de la nada o la historia de esta diosa china que vive en un mundo de caótico modernismo.

No vemos por tierras internautas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s