Destacado

MODA: CÓMO SER MODELO. TODA LA INFORMACIÓN AGENCIAS Y TFCD

Ser modelo es mucho más de lo que vemos en la televisión, de lo que nos imaginamos detrás de un desfile o de lo que una imagen nos vende en una marquesina. Ser modelo es toda una prueba en la que hay que tener en cuenta cientos de factores. Si te interesa el mundo de la moda, siempre has querido ejercer o no tienes claro cuáles son los parámetros para convertirse en un o una modelo aquí tienes las claves.

  • ¿Qué es ser modelo?

Ojalá alguien me hubiera dicho exactamente qué es una modelo y los tipos que hay. En serio. Viene de la palabra italiana “modello” que a su vez viene del vocablo latino del latín modus, “manera, medida”​. Y se dice así a la persona profesional que exhibe prendas, complementos u otros materiales a modo de mostrar cómo quedaría en el cuerpo humano. La respuesta a tu pregunta es no, no existe solo un tipo de modelo ya que los modelos han sido utilizados a lo largo de la historia con diferentes medidas para mostrar elementos según la época.

Hay dos grandes grupos de tipos de modelaje y dentro de ellos todos los demás. Modelos de fotografía y modelos de pasarela. Puedes ser ambas, o puedes encajar en un solo grupo. Además, dentro de ellos están los tipos de modelos.

Actualmente distinguimos las modelos “habituales” que son aquellas altas y delgadas; y las denominadas modelos “curvy” que se ciñen a la media de la población. Pero además también hay modelos de manos, de pies, de peluquería ¡hasta de ojos! En cualquier caso, y a modo de explicación del porqué tradicionalmente las modelos que han desfilado tienen esa delgadez, todo se debe al concepto de “percha“. Una modelo en estos ámbitos no es una persona con nombre y apellido, se ve más como una percha andante que, gracias a sus atributos naturales como es la medida de pecho, caderas y longitud de pierna, nos muestra de la forma más pura la confección de una prenda. En vez de utilizar un maniquí (como han hecho algunos países como México a causa de la pandemia o en atelieres para dar más intimidad a la propia valoración de la prenda por parte del consumidor); tradicionalmente se utilizan modelos con poca curvatura y altura para dar dinamismo al evento y enseñar de la forma más concisa posible las prendas o complementos.

  • ¿Puedo ser modelo?

Sí. Rotundamente. Aunque hay que ser realista y saber que con una medida de 1,60 cm no es probable que desfiles en una pasarela a un nivel más allá de amateur. Aquí algunas especificaciones para los tipos de modelos que hay.

En el caso de la modelo tradicional necesitas:

  • Una altura de cómo mínimo 1,75 cm para poder desfilar. Esa altura es sin tacones, sin nada que te ayude a estar más alta.
  • Las medidas deben rondar aproximadamente los 90-60-90 cm.
  • Debes tener un peso de 58 kilos de máxima, y en algunos casos te rebajarán ese peso.
  • Además de ello, cuentan el tono de piel, la longitud del cabello y la complexión.

En el caso de las modelos “curvy” (lo pongo entre comillas porque a mi personalmente no me parecen “curvy“) se rigen ciertas diferencias. Pero a rasgos generales necesitas:

  • Una altura de cómo mínimo en España 1,70 cm y en el caso de europa 1,72 cm.
  • La medida principal es la de la cintura que debe ser de 100 cm.
  • No hay restricciones en cuestión de peso.
  • Pero sí se tendrá en cuenta elementos como el tono de piel, la longitud del cabello y la complexión.

En ambos casos son cosas que, sinceramente, todas tienen de base de nacimiento. Por mucho que entrenes y alcances el peso en el caso de la modelo tradicional, tienes que tener la altura. Si quieres ser curvy tendrás que tomarte en serio otras características y regirte por ellas. Y acerca del tono, el cabello y la complexión siento decirte que dependen totalmente del cliente (es decir, la marca o empresa). Si eres muy blanca y no les encajas, no puedes hacer nada. Si eres muy oscura, pasa exactamente lo mismo. Pero además de todo esto debes estar instruida en una agencia. Créeme, debes hacerlo. Porque en un sitio especializado te dan los trucos, las indicaciones, sesiones de fotos, grabaciones y correcciones; y porque aquí es donde verán tu capacidad de cosas como andar con tacones de incluso 12 cm de la forma más cómoda, o desfilar con los elementos más pintorescos. Vamos, que debes tener equilibrio, saber voltear hacia ambos lados sin que esto estropee la pose en ningún momento. Además, debes ser capaz de andar con cualquier tipo de prenda. Desde vestidos de novia con cola (algo más complicado de lo que parece) hasta faldas de tubo, tacones pesados o de aguja, peso en la cabeza, hombros o en ropa interior; y hacerlo con soltura y elegancia. Esto solo puedes aprenderlo de la forma más eficaz en una agencia. Además, todos estos requisitos estarían incluidos en la fotografía con la excepción de la altura (aunque siempre ayuda).

  • ¿Cómo empiezo?

Si tu familia no te ha introducido a una edad temprana en el mundo del modelaje, como es el caso de algunos niños y niñas, no quiere decir que no sea posible. No obstante, en función de tu edad y las necesidades del mercado esto sea más o menos realizable. En este aspecto tienes dos posibilidades: o vas directamente a una agencia, pagas tu tasa y te instruyen con una bolsa de empleo por parte de un/a booker que entregará las fotografías que se te tomen para venderte a eventos, empresas, marcas, desfiles, etc. O comienzas por saber si de verdad es lo tuyo de forma extra oficial y una vez lo tengas claro valoras la posibilidad de entrar en el mundo profesional con una empresa que te promocione o, sea dicho de paso, triunfando en redes sociales.

En el primer caso ¿cómo sé qué es una buena agencia? Bueno, te dejo algunos nombres de agencias internacionales (Elite , IMG, Major Model Management, o Wilhelmina entre otras) que te pueden ser de utilidad y donde verás toda la información relativa a la incorporación de nuevos candidatos. Este tipo de agencias tienen unas exigencias que se deben cumplir físicamente, eventualmente, etc. Aunque todo esto se explica directamente por parte de la agencia, ya que cada una tiene condiciones diferentes. En algunos caso habrá exclusividad de imagen o un sueldo base, en otras ocasiones la agencia se centrará en un aspecto del modelaje concreto como son los eventos con azafatas o los desfiles. O bien, algunas de ellas serán promotoras de titulaciones como Miss World, Miss Universe, Top model, etc. Así, cuando decidas acudir a una agencia ten en cuenta que debes visitar varias, hablar con sus directores o representantes, estudiar si deseas invertir, comprobar que es la que quieres realmente y una vez decidido comprometerte. No hay nada peor que cambiar de una agencia a otra sin motivos de peso y sin comunicárselo previamente al booker y a la agencia.

Si por otro lado no te sientes preparada/o para dar un paso tan grande y te gustaría probar si realmente es algo que quieres, el consejo es TFCD. ¿Qué es el mundo TFCD? TFCD viene de las siglas “Time for Cd” y es lo que tradicionalmente conocemos como intercambio fotográfico. Bien, teniendo esto en cuenta me gustaría matizar que un intercambio fotográfico es cuando todos los implicados en una sesión de fotos ponen algo de su parte. Es decir, absolutamente todos deben aportar algo para poder sacar esa sesión adelante. Entre los implicados se pueden encontrar: el/los fotógrafos, el/la/los/las modelos que participan, peluquería, maquillaje, estilismo, atrezzo y otros. En sí, cada sesión fotográfica debe ser previamente consensuada, aprobada y coordinada para 1. no invertir más tiempo del necesario y sacar la sesión con la mayor brevedad posibles y 2. que la calidad de esa sesión sea lo más alta posible. En este sentido por parte de cada elemento se debería dar o invertir a partes iguales. Por ejemplo, si un fotógrafo lleva sus conocimientos, su material fotográfico y su tiempo de post producción y retoque; la maquilladora debe ofrecer su material y conocimientos del mismo modo, el estilista y peluquero igual y la modelo su experiencia, su estudio del espacio, sus poses, y en la mayoría de los casos lo que aportaría maquillaje o estilismo. Esto se debe a que la mayoría de las sesiones de intercambio no suelen contar con maquillaje y estilismo. Personalmente, para una sesión que no tenga una carga fuerte de estos elementos, no tiene sentido.

¡Importante! Un intercambio fotográfico no es un montón de fotografías gratis para tus redes sociales. Ni una excusa para fotografiar sin fundamento. Es un ejercicio muy serio, y por lo tanto se le debe exigir la seriedad que se merece haciendo un estudio de la idea, desarrollándola con planos concretos, investigación de localizaciones, contar con el equipo adecuado y, por supuesto, contar con el material y los horarios. Asimismo todo el mundo debe tener claro la importancia de sus derechos de imagen. Y como es habitual, debes ceder lo que tu realmente quieras y necesites.

ANÉCDOTA. En mi primera sesión fotográfica me dieron un papel que rezaba “la modelo con nombre xxxxxx y DNI xxxxx cede sus derechos de imagen al fotógrafo xxxx con DNI xxxxx (firma)”. ¿Consecuencia? Al no haber especificado nada, el fotógrafo podía desde vender mis imágenes a otros, hasta montar eventos con mi cara, hasta empapelar toda la ciudad sin que yo pudiera hacer nada.

Para que esto no pase, un buen fotógrafo y compañero elaboro un contrato muy completo en el que todas las partes implicadas especifican el motivo, el tipo de sesión y la utilización de las imágenes de la reunión. Puedes acceder al documento haciendo clic aquí. Así, teniendo un ejemplo, podrás comparar y estar en todo momento siendo consciente de lo que ocurre. En el caso de los menores de edad doy dos apuntes: 1. que se hable con los tutores legales en todo momento, firmen y sean conscientes de lo que su tuteado va a hacer y 2. que estén presentes durante la sesión. Por la seguridad propia de los menores, os sorprendería saber lo que la gente hace por ahí.

Además, si estás iniciándote en el mundo TFCD hay algunas claves básicas para que no te tomen el pelo. Primero, que te mande ejemplos de su trabajo. Tienes que estar segura de que a rasgos generales el resultado te va a gustar. Después, pide referencias a compañeros/as para que te cuenten su experiencia. También debes preguntar todo: cómo trabaja, qué ideas tiene en mente, si dispone de espacio y cuál es (su casa no es seguro, menos si no lo conoces de nada), pregunta por otras personas implicadas y si le importaría que te acompañases independientemente de que luego vayas o no acompañada (muy importante, si le importa demasiado algo no cuadra). Además, su actitud debería ser comprensiva ante tus dudas y debería hacerte sentir seguro/a, si no es así, no continúes. El siguiente paso es el tema de los derechos de imagen. Debes dejar claro para qué quieres esa sesión de fotos (practicar, redes sociales, blog, estudio del modelaje, etc) y también marcar con qué te sientes a gusto. Si en un inicio te piden bikinis, bañadores, semidesnudos, etc y tu realmente no quieres, no lo hagas. No te dejes convencer. Porque ni saldrá bien la sesión ni tu tendrás una buena experiencia. Jamás hagas nada si no te sientes totalmente conforme. Y por último, y para mi lo más importante. Conócelo en persona antes de la sesión. Porque, desde mi experiencia personal, no hay nada mejor que verse a la cara y conocer cómo es la persona, qué claras tiene las cosas y si estás buscando lo mismo con la fotografía. Yo siempre quedo en un lugar público con un café y tengo en la cabeza preguntas muy claras (qué vamos a realizar, qué necesitamos, dónde se va a producir y qué información puedo obtener de él. Quién es él y como se desarrolla en fotografía. Tiempo activo, temas relacionados con cómo trabaja, etc).

  • TFCD. Claves para iniciarte en el mundo de el intercambio fotográfico como modelo.

Si no tienes ni idea de cómo iniciarte en el modelase porque no has tenido esa experiencia, te pone nerviosa hacerlo mal o no crees que seas lo suficientemente buena aquí te doy las claves que te ayudarán a pasar de una simple persona a todo/a un/a modelo. Sí, los inicios son duros.

A) Conócete. Lo primero y lo más importante que debes hacer es conocer tu cuerpo, tus rasgos faciales, tus movimientos y no solo conocerlos sino aceptarlos y valorarlos. Para esta misión un espejo es la base. Colócate delante de él, y observa cómo es tu figura, cómo es la forma de tu cuerpo y cómo potenciarla. Para ello primero debes improvisar, saber cómo tu cuerpo se mueve de forma natural y localizar de qué forma podrías sacarle partido. No juzgues, no te saques defectos. Simplemente observa y mueve tu cuerpo creando poses. Lo mismo con tu rostro. Ponte delante y mírate fijamente. Localiza los puntos más fuertes, aquello que podría ser más útil en fotografía y prueba a expresar con la mirada, con la sonrisa y con el mentón actitudes como seriedad, felicidad, nostalgia o tristeza. Este ejercicio lleva su tiempo y es lo que más versatilidad te va a dar a la hora de estar delante de una cámara. También es lo más eficaz para corregir posturas, descubrir poses que tal vez no te planteabas y ver cómo destacarlas de forma eficaz.

B) Investiga. Después de descubrir qué puedes dar es la hora de aprender de los demás, para ello debes investigar a través de fotografías, ideas, otras modelos, otros estilos. No lo confundas con copiar. No tiene nada que ver. En este caso se trata de estudiar las vías que puedan existir y no se te hayan ocurrido y luego llevarlas a tu terreno. Por ejemplo, cómo colocar las piernas, qué poses hacen las piernas más largas, en caso de planos cortos el poder de la gesticulación a través de tus manos o cómo la posición de tu cadera crea un efecto que estiliza el doble tu cuerpo. Para esta misión existen algunas aplicaciones que serán tus aliadas más fieles.

C) Estudia. No solo debes tener en cuenta tu trabajo sino también el trabajo de tus compañeros de profesión, por eso es muy importante tener claros algunos conceptos como son los planos en una fotografía, algunos esquemas de iluminación, los tipos de sesión de fotografía (bourdoir, street, fantasía, beauty, nude o retrato entre otros). Asimismo tienes que tener en cuenta que la media de un maquillaje es de hora y media hasta infinito (una vez duró casi 7 horas el maquillaje) así que tenlo en cuenta a la hora de buscar y seleccionar ideas para proyectos.

D) Práctica. La única manera de que te sientas cómodo/a es practicando. Hoy en día con los Smartphones no hay problema. Empieza en tu casa, corrige, marca y practica lo estudiado. Desde poses en planos cortos hasta más largos. Si no te quieres comprometer, puedes empezar en exteriores con alguien con quien tengas confianza y cuando te sientas realmente preparado/a, ponte en contacto con fotógrafos y fotógrafas amateur a través de canales como grupos de Facebook de tu ciudad. Recuerda ser sincero/a y explicarle que te estás iniciando y que tal vez necesites algo de asesoramiento, pero que has estudiado y que tienes ganas de desarrollarte. Al igual que tu, hay fotógrafos/as que se inician y esto les viene muy bien para desarrollarse a ellos también. Crecer juntos será una experiencia muy divertida, harás nuevos amigos y podrás crear con tiempo y paciencia un portfolio increíble.

E) Facial, una de las claves para saber tu registro. El cuerpo dice mucho pero la cara es realmente la que es capaz de transportarte a un ambiente u otro. La fotografía se basa en la mayoría de ocasiones en registros y ahí es donde la cara es una parte fundamental. Practicar las expresiones faciales no solo te ayudará a saber con qué tipo de fotografía te sientes más cómodo/a sino que será muy útil a la hora de transmitir, agilizar el tiempo de la sesión y conseguir los objetivos propuestos al inicio de la sesión fotográfica.

Espero que con estas claves generales ya tengas más claro cómo iniciarte y ser parte del mundo del modelaje. Si tienes algún punto de vista que no haya nombrado, deja tus comentarios y aprendamos todos juntos un poco más sobre este mundo que, lejos de ser sencillo, es cada día más complejo. Comenta cuál ha sido tu parte favorita o más interesante para ti. Personalmente, el mundo TFCD es todo un universo increíble, en el que he tenido experiencias de todo tipo (algún día haré un listado de las experiencias más bizarras de la mano de compañeros/as de profesión).

Recuerda que puedes seguirme en redes sociales para consultas, dudas, consejos o experiencias.

Nos vemos por tierras internautas.

LIFESTYLE: MARY Y LA ADICCIÓN A LOS PERFILES FALSOS

En el mundo hay infinidad de adiciones como el chocolate, la visualización de reality shows o los tés (por poner algún ejemplo). En este caso hablamos de una adición que cada vez se extiende más  y Mary es adicta a mentir por Internet. Una practica cada vez más extendida en las redes sociales y que afecta a niveles psicológicos no solo a uno mismo sino a los demás, a los que están al otro lado de la pantalla. Pero ¿qué pasaría si eres engañado por quién has engañado? Aquí la historia de Mary.

Nev Schulman y Max Joseph llevan a cabo un programa en MTV llamado “Catfish” o lo que es lo mismo: ligar a través de las redes sociales engañando a la persona que está al otro lado. Y de hecho hay personas que no lo hacen por el hecho de hacer daño. Simplemente se sienten bien, les gusta esa atención y sentirse que sin terminar de ser ellos mismos tienen toda la atención que desean. Eso le pasaba a Mary, no podía parar. Y Nev y Max la cazaron. Ellos utilizan las redes para investigar y localizar a personas que realizan esta actividad y mostrarles no solo el daño que hacen a los demás sino también el que se hacen a si mismos. Por ello, cuando estos investigadores consiguieron localizar a Mary se dieron cuenta de que no se trataba de un hecho basado en la maldad sino por una adicción que no era capaz de controlar. 

Tras una larga charla conoció a Dylan, un joven de 21 años que se había enamorado de Ally, una joven rubia, bella y simpática mujer que le hacía sentir muy bien. El caso es que Ally era en realidad Mary y no tenía, al menos físicamente, nada que ver con la chica. Fue en ese momento en el que un joven engañado y frustrado tuvo que enfrentarse a la realidad de que la chica que le gustaba no había sido sincera ni con su nombre, ni su edad, ni su físico y en muchas otras cosas a nivel personal. Ella se disculpó, admitió que utilizó la fotografía de una amiga para atraer fisicamente a los hombres y fue cuando comprendió que tenía que cambiar. Ella había hecho daño a ese chico, al que tuvo que darle explicaciones y se sintió muy mal por él. Ella lo había hecho con otras personas durante años, pero no se dio cuenta realmente hasta que no vio a la persona dañada y explicó sus situación no fue capaz de darse cuenta de lo ocurrido. Mary se comprometió a cambiar.

Después de un tiempo, fue Mary la que contactó con los investigadores. Sentía que estaba siendo engañada. Mary no había dejado las redes sociales ni de hablar con chicos pero sí era sincera, utilizaba su propia imagen y se comprometía a nivel personal. Pero conoció a Adam, un joven que vivía lejos y no se quería comprometer con ella poniendo de excusa la distancia, pero había algo más allá. Se trataba de el quién, no del qué. ¿Quién era Adam? Adam era trans, y se apoyó y enamoró de Mary pero le daba tanto miedo decirle la verdad que cuando llegó el momento de comprometerse no quiso hacerlo. Además, Mary no era la única mujer con la que hablaba. Un hecho que a nuestra protagonista la rompió el corazón. Haciendo que se sintiera engañada, frustrada y muy dolida. Tal y como le paso a Dylan. Fue esta historia la que nos enseñó una lección de Lifestyle sin precedentes: ten cuidado con las redes sociales porque nada es lo que parece, nadie es lo que dice ser y la privacidad y la seguridad es más importante que nada. Porque siempre, siempre será mejor conocer a alguien en persona, en un lugar que conozcas, en un viaje que realices, en un contexto que quede fuera de las redes sociales que en Internet; donde nunca podrás estar seguro de quién está al otro lado de la pantalla.

¿Crees en el Karma? ¿Ella se merecía esto? Sin duda alguna todo lo que nos ocurre en la vida es fruto de la casualidad y de la reacción que nuestras acciones hacen en los demás. A veces es la mala suerte dándonos una lección de madurez y en otras ocasiones todo forma parte de una oportunidad que no podemos dejar escapar. Si te ha gustado esta historia no olvides compartirla con los tuyos, enseñársela de lección a aquellos que son más inocentes y se creen lo que sienten por encima de lo que son y lo que creen que hay al otro lado, y conoce muchas más historias en la sección LIFESTYLE del blog La Pluma Estilográfica.

Nos vemos por tierras internautas.